La respuesta es «No». El Yo Interior del paciente es quien decide a qué vida anterior lo lleva, para hacerle recordar qué cosa. Y también puede entonces decidir llevarlo a la niñez de esta vida, o puede decidir no llevarlo a ninguna parte. Y cuando la regresión es a la niñez de la actual encarnación, lo que se hace es un trabajo de reparación hipnótica emocionante y eficaz.