Prácticamente «Si». Si solo trabajáramos con las vidas pasadas, la respuesta debería ser «NO» porque no toda nuestra problemática tiene ese origen. Pero como más de la mitad de las veces, las regresiones son a la niñez, y allí se pueden efectuar reparaciones, la respuesta que nos da la experiencia, es que casi siempre se obtienen resultados favorables.