La respuesta es NO. Si bien la terapia parte del supuesto de que la reencarnación existe, no intenta probarla, ni es necesario ningún tipo especial de fe para recibir sus beneficios.